lunes, 11 de agosto de 2014

Irún - Santiago. Día 10. San Esteban de Pravia - La Almuña

La proximidad del mar hizo que la mañana a pesar de no ser lluviosa fuera fría y húmeda. Día de eternos toboganes, sin grandes desniveles, excepto 2 pequeños repechos a un % de desnivel obsceno (En uno de ellos he tenido una simpática conversación con dos lugareñas).
- Buenos días Señoras, ¿voy bien para Rellayu?
-Si, todo recto.... Uy, pobre....
:O (Cara de asombro)
- Joven, es que hay una subida... Muy subida..
- :) No es la primera...  Ni será la última.
- :D:D Tenga un par de manzanas, se las come en el mirador.
-...
Los toboganes son peligrosos, no te das cuenta, y vas desgastando músculo, y al final la más pequeña subida se hace eterna. He de confesarlo hoy he estirado, algunos músculos lo necesitaban.

Llegada al albergue lleno de Polacos, hasta el hospitalero!! El cual tiene un criterio un tanto especial en el momento de aceptar la entrada a los peregrinos. No dejó alojarse a 3 ciclistas españoles (mis teenagers favoritos) por llegar en grupo... Pero si a 8 ciclistas polacos con coche y remolque de soporte...

Increible conocer acerca la historia de países... Hoy he aprendido que contemporáneamente a la derrota del pueblo catalán, el pueblo polaco estuvo a punto de desaparecer... Me encanta la historia.

Peces de ciudad sigue siendo la canción del Camino, acompañada desde hoy de One of us cannot be wrong. Increible interpretación en polaco.

Galicia está muy cerca.

No hay comentarios: